27 sept. 2010

HERMENEUTICA

0

Es la ciencia de interpretar correctamente la Biblia usando el método gramático-historico tomando en cuenta el impacto directo del contexto en el cual se dio la Palabra de Dios. Se sigue la interpretación literal de las palabras sin ignorar las figuras literarias y retóricas, las parábolas, la poesía y la profecía. Provee las herramientas para ser un buen intérprete de las Escrituras.





La Biblia es el libro que ha sufrido más difamación que cual­quier otro libro que haya sido escrito. Sin embargo ha ministrado y sigue ministrando a millones de personas por todo el globo y viene haciéndolo ya por unos mil años. Un libro de esta índole y que lleva un impacto tan tremendo sobre la raza humana ciertamente merece la consideración inte­ligente de ambos hombres y mujeres.

Es maravilloso tener un libro en el estante al cual acudir en un tiempo así, pero también es un libro que sirve para la energía completa de la vida. Es un libro con que podemos hacer frente a la vida hoy en día, y es el libro que enseña la única ruta segura a seguir por este mundo y al próximo. Es el único libro que nos hace capaces de hacer frente a las emergencias y que suaviza los golpes de la vida que nos llegan. La Biblia es diferente de cualquier otro libro.

EL LIBRO DE LIBROS
Nacida en el oriente y vestida de forma e imaginación oriental, la Biblia anda por todo el mundo con pies familiares, y entra en tierra tras tierra para hallar la suya en todas partes. Se ha apren­dido hablar al corazón del hombre en centenares de idiomas. Llega al palacio para decirle al monarca que es un siervo del Altísimo, y luego entra en la casa de campo para asegurarle al campesino que él es un hijo de Dios. Niños escuchan su relato con admiración y encanto, y sabios la consideran ser parábola de luz. Contiene una palabra de paz en la hora de peligro, una palabra de consuelo en el tiempo de cala­midad, y palabra de luz en la hora más obscura. Sus oráculos se repiten en la asamblea del pueblo; su consejo se susurra en el oído del solitario. A los perversos y orgullosos les hacen temblar sus amones­taciones, mas a los heridos y contritos les resuena como voz de madre. El desierto y lugar solitario han sido alegrados por ella, y el fuego del hogar ha alumbrado la lectura de sus páginas bien hojeadas. Se ha pasado lentamente a nuestros sueños más preciosos para que el amor, la amistad, la memoria y esperanza, la simpatía y devoción se vistan de la ropa más bella de su lenguaje atesorado que respira incienso y mirra. ¡La Biblia! ¡La Palabra de Dios!
Autor Desconocido

La Biblia es un corredor entre dos eternidades por el cual anda el Cristo de Dios. Sus pasos invisibles resuenan por el Antiguo Testa­mento, mas le conocemos cara a cara en la sala del trono en el Nuevo Testamento. Y es sólo por Cristo que fue crucificado por mí que he encontrado el perdón de pecado y la vida eterna. Se resume el Antiguo Testamento en la palabra CRISTO. Se resume el Nuevo Testa­mento en la palabra JESUS, y el resumen de la Biblia entera es que JESUS ES EL CRISTO.

Obispo Pollock


¿COMO SE SABE QUE LA BIBLIA ES DE DIOS?

1.-LA PRESERVACION —Una de las pruebas objetivas, una de las pruebas externas, ha sido la preservación maravillosa de la Biblia. Había un rey de tiempos pasados —leemos acerca de él en Jeremías— el cual, cuando le enviaron la Palabra, tomó un cortaplumas y la cortó en pedazos. Pero, la escribieron de nuevo, y tenemos aquella Palabra hoy día. Hoy en día hay mucho antagonismo en cuanto a la Biblia. No la quemamos hoy porque nos consideramos ser demasiados civilizados. De modo que, la ma­nera en que la destruyen es por prohibir su lectura en las escuelas y en otros lugares públicos acá en los Estados Unidos mientras que hablamos de la libertad de cultos y de palabra que tenemos. A pesar de todos los ata­ques que han lanzado en contra de la Biblia, todavía existe. Y por supuesto, es uno de los libros que más se venden. Por muchos años era el favorito, pero no lo es hoy día. Siento mucho tener que decirlo, pero es verdad que hoy en día no es el que se vende más. Es cierto que es un comentario sobre nuestra sociedad contemporánea revelando que la Biblia realmente no ocupa el lugar hoy que una vez ocupaba en la historia y la vida de Norte América. Pero la preservación maravillosa de la Palabra de Dios es digna de nuestra consideración.

2.-LA ARQUEOLOGIA —Otra manera en que podemos saber que la Biblia es la Palabra de Dios es por medio de la arqueología. La pala del arqueólogo ha desenterrado muchas evidencias que verifican que la Biblia es la Palabra de Dios. Por ejemplo, hay los que negaron por muchos años la autoridad moisíaca del Pentateuco sobre la base de que el arte de la escritura se desconocía en la época en que vivió Moisés. Y por eso, no pudo haber escrito Moisés el Pentateuco. Ustedes no han escuchado pro­mover a alguien esa teoría recientemente, ¿verdad? Claro que no, porque la pala del arqueólogo ha desenterrado escritura que data desde un tiempo aún más anterior que Moisés. De modo que, su argumento ya no es válido. Luego encontramos que los arqueólogos han desenterrado la ciudad de Jericó y los muros que cayeron. Había un argumento entre la señorita Keilog y el inglés que primero excavó allí, pero yo creo que ha sido muy bien establecido que los muros sí cayeron. Dejo que ellos mismos se dispu­ten en cuanto al tiempo y toda clase de cosas así. La Palabra de Dios ha sido verificada en otras maneras también a través de los descubrimientos arqueológicos. Muchos de los manuscritos antiguos que han descubierto hacen ver la exactitud de la Palabra de Dios. Es muy interesante que cuando hallaron los rollos de Isaías dentro de los rollos del Mar Muerto, el liberal se apresuró a aprovecharlos porque pensaba que había hallado un argumento que desacreditaría la Biblia. Es muy interesante que no desacreditaron la Biblia, sino la comprobaron y parece que el liberal ha perdido bastante interés en aquellos rollos del Mar Muerto. Este es un campo en que no me es posible entrar extensamente por ser tan breve el estudio, pero es un campo al cual ustedes podrían investigar.

LA PROFECIA CUMPLIDA —Si me pidieran hoy darles sola­mente una razón, una prueba conclusiva de que la Biblia es la Palabra de Dios, yo diría que es el cumplimiento de la profecía. La Biblia está llena de profecía cumplida, y yo creo que esta es la prueba de la cual no se puede huir, ni la puede evadir. Una cuarta parte de la Escritura, cuando fue escrita, era profética; es decir, anunciaba cosas que iban a suceder en el futuro. Muchísima de aquella —en efecto, muchísima más que lo que se imaginan los hombres— ya ha sido cumplida. Bien podríamos volver a muchos lugares donde la profecía ha sido cumplida exactamente. Hay ejemplos de muchas profecías de acontecimientos locales que fueron cum­plidas aún durante los días del profeta. Por ejemplo, Micaías era el pro­feta que le dijo al viejo Acab que cuando saliera a la batalla, la perdería y sería matado. Sin embargo, los profetas falsos de Acab le habían dicho que ganaría una victoria y que regresaría de rey victorioso. Por causa de que no le gustó lo que dijo Micaías, Acab mandó que lo echaran en la cárcel y que lo mantuvieran con agua y pan hasta su regreso de la batalla, y luego él cuidaría del profeta. Pero Micaías lanzó la última palabra y dijo, “Si llegas a volver en paz, Jehová no ha hablado por mí”. Pues, por lo visto, el Señor había hablado por él porque Acab no volvió. Se mató en la batalla, y su ejército fue derrotado. Aún procuró disfrazarse con camuflaje para que no hubiera peligro de perderse la vida. Pero según el relato de Escritura, un soldado del enemigo “disparó su arco a la ventura.” Es decir, que cuando la bata1la ya estaba para terminar, le quedó una sola flecha en su aljaba y la metió y la disparó al espacio. Pero, ¿saben algo? Aquella flecha fue designada para el viejo Acab. Voló directamente a su blanco. ¿Por qué? Porque Micaías había hecho una profecía exacta del Señor (I de Reyes 22).

el profeta Isaías dijo que el ejército de Asiria no dispararía ni una flecha en la ciudad (II de Reyes 19:32). Bueno, eso es muy interesante. La profecía de Micaías fue cumplida porque un so1dado disparó una flecha de casualidad. ¿No creerían ustedes que entre 20.000 soldados, hubiera uno irresponsable en el uso de armas de fuego, el cual dispararía un “arco a la ventura”, y dejar que una flecha volara en la ciudad? Bueno, ninguno lo hizo. Isaías había dicho que si el enemigo dis­parara en la ciudad, entonces podrían estar seguros de que no era profeta de Dios. Y era profeta de Dios como fue probado por este cumplimiento local de la profecía. Pero Isaías también dijo que una virgen pariría a un niño, y lo dijo 700 años antes de que fuera cumplida literalmente. Y, si desean una prueba final, había más de 300 profecías tocantes a la primera venida de Cristo, y todas fueron cumplidas literalmente. Al estar colgado Jesús en la cruz antes de morirse, había una profecía que aún no se había cumplido. El Salmo 69:21 dice, “Y en mi sed me dieron a beber vinagre”. (Juan 19:28.30) Es cosa asombrosa. Los hombres ni pueden adivinar así. Es algo gracioso observar al meteorologista. Durante la estación de ve­rano en el sur de California él informa bien acerca del tiempo, mas al cambiar la estación cualquier hombre pudiera adivinar tan bien como él. En la nación de Israel un profeta tenía que hablar con exactitud. Si sus palabras no fueran exactas, le podrían matar. Dios había dicho que po­drían discernir a un profeta verdadero porque lo que predecía siempre pasaría. Le pidieron siempre al profeta que profetizara un acontecimiento local como lo profetizó Isaías, y luego podrían profetizar tocante al futuro como también lo hizo Isaías. Ahora podemos reflexionar y ver que aquellas profecías fueron cumplidas también.

Tiro y Sidón se encuentran hoy día exac­tamente en el lugar donde la Palabra de Dios hace 2.500 años dijo que estarían. Hoy, Egipto está exactamente en el sitio en que Dios dijo que estaría. Todas estas profecías cumplidas son asombrosas, mis amigos, y constituyen una de las pruebas más grandes de que la Biblia es, de veras, la Palabra de Dios. No ven, que los hombres simplemente no pueden ser tan exactos. Los hombres no pueden aún adivinar así como eso.

la ley matemática de conjetura problemática, el hombre nunca podría profetizar. Vamos a decir que yo profetizaré en cuanto al tiempo. Supongan de que yo les diga ahora mismo que dondequiera que estén mañana, que va a llover. Permítanme decirles que corro el riesgo de tener razón por igual, porque mañana sí lloverá, o no lloverá. Resultaría que para algunos de ustedes sería una profecía falsa. Ahora, supongan que prediga que lloverá mañana y que empe­zará a las nueve de la mañana. He añadido otro elemento incierto. Antes, tenía la posibilidad de tener razón por igual, mas ahora la posibilidad se baja en 25 por ciento. Cada elemento incierto que se añade disminuye la posibilidad de que tenga razón según la ley de conjetura problemática. Ahora, supongan que yo diga que empezará a llover a las nueve de la mañana, y que escampará a las dos de la tarde. ¿Pueden imaginarse de la posibilidad de que sea exacto, o que tenga razón? Supongan que añada yo 300 elementos inciertos. No hay ni sombra de posibilidad de que sea exacto. Yo no podría dar en el clavo, ni en el blanco. Me sería imposible. Sin embargo, la Palabra de Dios sí dio en el blanco, mis amigos. Es muy exacta. La Biblia ha entrado en aquella región de la imposibilidad abso­luta, y eso me da la prueba absoluta de que esta es la Palabra de Dios. No hay nada que la compare. Les he dado solamente unos pocos ejemplos de la profecía cumplida, mas se encuentra en la Palabra de Dios profecía tras profecía que ha sido cumplida literalmente. Y, a propósito, yo creo que nos indica el método por el cual la profecía para el futuro todavía ha de ser cumplida.

4.- VIDAS TRANSFORMADAS —Les ofrezco dos razones más como pruebas de que esta es la palabra de Dios. Yo he visto lo que la Palabra de Dios hace en las vidas de hombres y mujeres. He visto las vidas trans­formadas de creyentes hoy en día. Recuerdo ahora mismo de un señor que escuchaba el programa por allá en Oakland, California. Le conozco bien. No les voy a divulgar todos los detalles de su vida, pero es cierto que tenía muchos problemas y que vivía en mucho pecado. De costumbre, recibo cartas de personas que escuchan el programa por primera vez y se con­vierten, y eso es magnífico y lo creo ser cierto. Pero este señor empezó a escuchar el programa radial y seguía escuchando semana tras semana. Se hacía antagónico y muy enojado. Me dijo que si le fuera posible agarrarme cuando yo estaba enseñando la epístola a los Romanos, informándole a él de que era pecador, me habría apuñeado. Y francamente, mis amigos, creo que bien podría haberlo hecho porque él es mucho más grande y fuerte que yo. Me alegro de que no le fuera posible agarrarme. Pero este hombre aceptó a Cristo, y permítanme decirles que ha sido maravilloso ver lo que Dios ha hecho en su vida. Testimonios así como este se pueden repetir muchísimas veces. Ambos jóvenes y adultos han hallado provecho y realiza­ción en la vida, familias han sido reunidas, individuos han sido librados del alcoholismo y la morfinomanía. Muchos han tenido las vidas transfor­madas por venir a Cristo. Ahora, permítanme darles otra razón. Al terminar mis estudios en el seminario, yo era uno que predicaba en defensa del Evangelio. Procuraba defender la Biblia. En efecto, creo que cada men­saje que yo predicaba trataba de aquella defensa. Yo pensaba que si pu­diera encontrar las respuestas suficientes a las preguntas que se hacían para justificar el no creer en la Biblia, entonces al dárselas, los hombres no tendrían ninguna razón de no creer que la Biblia es la Palabra de Dios. Sin embargo, hallé que aunque podría darles las respuestas, la cosa más peor del mundo sería bajar corriendo intelectualmente a un hombre. En el momento de hacerlo, nos hicimos enemigos y nunca podría ganarlo para el Señor. De modo que encontré que ese método fue contraproducente. Pues, me desalojé de la esfera de la apologética porque sí era predicador de ella, y empecé a enseñar la Palabra de Dios en la manera más sencilla que me fuera posible. Sólo la Biblia puede cambiar al pecador en santo.

5.- EL ESPIRITU DE DIOS LA VERIFICA —Otra razón por la cual me desalojé de la esfera de la apologética era porque ha habido un desarrollo positivo en la vida mía. He llegado al lugar en mi vida donde no sólo creo que esta es la Palabra de Dios, sino que también sé que es la Palabra de Dios. Yo sé que es la Palabra de Dios por el hecho de que el Espíritu de Dios la ha verificado en mi propio corazón y vida. Es lo mismo que Pablo escribió a los Colosenses. Oraba que “seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual.” (Colosenses 1:9) Eso sería precisamente lo que yo desearía que se orara por mí porque he hallado que el Espíritu de Dios sí puede verificar estas cosas en el corazón suyo, y que no necesitan de la arqueología y otras pruebas para probar que la Biblia es la Palabra de Dios. Hace mucho tiempo, un predicador joven me dijo que se sentía emocionado por un reciente descubrimiento arqueológico. Le dije que yo no lo consideraba ser una cosa de tanta emoción, y él llevó un chasco grande y aún un dis­gusto porque no le respondí como él quería que respondiera. Pues, me pre­guntó cómo era posible que no me impresionó el nuevo descubrimiento. “Bueno,” le dije, “ya yo sabía que era la Palabra de Dios mucho antes de que la pala del arqueólogo desenterrara aquello.” Y, “¿Cómo sabías?” me preguntó. “El Espíritu de Dios lo ha estado verificando en mi propio corazón,” le contesté. Espero que el Espíritu de Dios les verifique la Pa­labra de Dios y que la haga una realidad en su vida. Oro que les dé la se­guridad para poder declarar que sí saben que es la Palabra de Dios.

La Biblia es un libro único por muchos lados. Es muy excepcional en que tiene una calidad doble de autor. En otras palabras, Dios es el autor de la Biblia, y a la vez hombres son los autores de ella. En realidad, la Biblia fue escrita por unos 40 autores durante un período de aproxima­damente 1.500 años. Unos de estos hombres nunca oyeron decir de los demás, y no hubo ninguna colusión entre los 40. Dos, o tres pudieran ha­berse juntado para ponerse de acuerdo, pero a los demás no les fue nada posible. Y sin embargo, han presentado un libro que tiene una continuidad más maravillosa que cualquier otro libro que haya sido escrito. También queda sin error. Cada autor expresaba sus propios sentimientos en su propia época. Cada uno tenía sus limitaciones e imperfecciones, y cometie­ron errores. El pobre Moisés sí cometía errores, pero cuando Moisés escri­bió el Pentateuco, por una razón u otra, no escribió ni una declaración errada. No ven, que es un libro humano y todavía un libro divino.

Es un libro muy humano, escrito por hombres de todas ocupaciones. Entre ellos había un príncipe y un pobre; había uno muy intelectual, y también uno muy sencillo. Por ejemplo, el doctor Lucas escribe un griego casi clásico y maravilloso en una época cuando era muy popular hablar el griego Koiné. Pero Simón Pedro escribió algo en griego también. Era pescador y su griego no era tan bueno, mas Dios el Espíritu Santo usó a ambos hombres. Dejó que expresaran sus pensamientos, sus emociones, y sin embargo por aquel método el Espíritu de Dios dominaba de tal manera que Dios dijo exactamente lo que quería decir. Aquella es la maravilla del libro, la Biblia.

Es un libro divino. En la Biblia, Dios dice unas 2.500 veces, “Así dijo el Señor” o, “La Palabra del Señor vino sobre mi” o, “Así ha dicho Jeho­vá”. Dios lo ha hecho muy claro que habla por medio de este libro. Es un libro que puede comunicarles la vida. Aún pueden llegar a ser hijos de Dios, “siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre.” Es la comu­nicación de Dios al hombre. Si Dios hablara del cielo ahora mismo, se repetiría porque ya ha dicho todo lo que quiere decir a esta generación. A propósito, Dios no aprendió nada de nuevo cuando leyó el periódico de hoy. Y cuando el hombre llegó a la luna, no descubrió nada que Dios ya no sabía cuando nos dio la Palabra de Dios. Es el mismo Dios que creó el uni­verso en que vivimos hoy día.

La Biblia es divina y humana. De un lado es como mi Señor, el cual caminaba en la tierra y se cansaba, y se sentó junto al pozo. Aunque era Dios, también era hombre. Hablaba con personas acá en la tierra y se co­municó con ellas. Este es un libro que comunica. Habla a la humanidad hoy en día. La Biblia es para los hombres tales como son.

Leer más

27 abr. 2010



tienes algun comentario escribenos a : batallondelyon@hotmail.com


Leer más